Tres claves para estar bien a partir de los 60.

Los especialistas subrayan la importancia de atender los factores de riesgo cardiovascular y tratar a tiempo el dolor y la depresión.

El cuerpo no es el mismo que a los 20, pero sentirse bien no es una misión imposible a partir de los sesenta. Según especialistas de diferentes disciplinas, en esta etapa de la vida es esencial atender tres aspectos: los factores de riesgo cardiovascular y el tratamiento del dolor y la depresión.

A esas conclusiones arribaron destacados profesionales de la salud reunidos  en el 3° Foro Argentino para la Tercera Edad, encuentro en el que se brindaron consejos de prevención y tratamiento sobre las principales afecciones que impactan en la calidad de vida de los adultos mayores.

LLEVAR UN BUEN CONTROL DE LA PRESIÓN

Para un envejecimiento saludable, el control de la presión arterial es clave, ya que la hipertensión es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular que pueden derivar en infartos, ACV o insuficiencia cardíaca.

Por tratarse de una enfermedad que no da síntomas, muchas veces el diagnóstico se demora y llega recién cuando aparecen daños en estructuras y órganos como las arterias, el corazón, los riñones, y el cerebro.

Más allá de los genes, en este punto es clave el “historial” de la persona en cuanto a hábitos alimentarios y patrones de actividad física. Para el cardiólogo Pablo Rodríguez, un envejecimiento activo tiene que ver con haber tomado buenas decisiones de salud durante toda la vida. “Una de ellas es haberse hecho un control frecuente de los factores de riesgo cardiovascular, adonde la presión arterial es uno de los más importantes”, afirmó.

Además de llevar una buena alimentación y de mantenerse activo, el jefe de la Sección de Hipertensión Arterial del Sanatorio Dr. Julio Méndez considera fundamental que el adulto mayor consulte al médico periódicamente para que chequee su estado general, indique nuevos estudios y, en caso de que reciba tratamiento, constate si sigue siendo el más conveniente. Además, consideró que es útil que la persona realice sistemáticamente un correcto registro de su presión arterial en casa, con equipamiento adecuado y validado.

MANTENER A RAYA EL DOLOR

Si bien el dolor no es exclusivo de la tercera edad, afecta particularmente en esta etapa de la vida y, muchas veces, lleva a quienes lo sufren a aislarse para no sentirse una carga para sus familias.

Los procesos degenerativos como la artrosis de rodilla, en la columna lumbar y cervical o dolor en articulaciones de manos y hombros son los que más afectan a las personas de 60 en adelante. Es que las zonas más exigidas del cuerpo durante la vida empiezan a “quejarse”.

El dolor en las personas de edad avanzada requiere un tratamiento especial porque muchas veces aparece acompañado de condiciones diversas como trastornos digestivos, diabetes, hipertensión, infarto previo, osteoporosis, Parkinson, algún tipo de demencia y enfermedades oftalmológicas, entre otras. Por lo tanto, el abordaje terapéutico del dolor se vuelve una situación compleja.

Pero, en lugar de consultar por el dolor, el paciente muchas veces se aguanta. Y nuevamente el diagnóstico llega tarde. “Pasa muchos años de su vida soportando un flagelo cotidiano innecesariamente. Envejecer, el paso del tiempo, no tiene por qué causar dolor físico, puede hacerse mucho al respecto, aunque algunos médicos estén más concentrados en otras condiciones del paciente, minimizando o desatendiendo el dolor sin justificación alguna”, afirma Gustavo Blanco, jefe de la Unidad de Diagnóstico y Tratamiento del Dolor del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro.

El capítulo del dolor no debe ser soslayado si se busca brindar una atención integral. Y debe ser tratado por especialistas, considera Blanco. “Es preciso conocer mucho del día a día del paciente, si vive solo, si tiene independencia para desplazarse, si suele salir de su casa o no, si duerme bien y si se alimenta lo suficiente”.

NO SUBESTIMAR LA DEPRESIÓN

En el origen de la depresión en esta etapa de la vida puede haber múltiples causas puede reactualizar un cuadro preexistente, desencadenarse por una situación de vulnerabilidad o que haya un factor precipitante como la jubilación, la caída en el poder adquisitivo o la partida de los hijos del hogar.

A diferencia e las depresiones que pueden aparecer a edades más tempranas, “aquí se ven acentuados los procesos de pérdida de memoria, atención y concentración”, explica Sergio Rojtenberg, coordinador de la Sección de Trastornos Afectivos de la Asociación Psiquiátrica de América Latina. “La depresión es una enfermedad sistémica, no es un mero cambio de estado de ánimo. Afecta al cerebro, al corazón y al sistema inmune”, añadió. Incluso está demostrado que las enfermedades inflamatorias se ven notoriamente perjudicadas por este tipo de cuadros.

Y aquí el dolor también tiene mucho que ver. Rojtenberg habla de círculo vicioso: “Por la depresión, (a la persona) le duelen partes que antes no le dolían y lo que sí le dolía, le duele más. Y el dolor es deprimente”.

Según el especialista, la depresión genera un impacto muy severo en la calidad de vida, por lo que es necesario recibir atención adecuada y oportuna.

OTROS TEMAS

Estudio: Ejercicio ayuda a adultos con problemas de memoria

FUENTE: sandiegouniontribune.com

Una nueva investigación sugiere que bastaría una rutina sencilla de ejercicios para ayudar a las personas mayores con problemas de memoria. Los médicos han dicho desde hace mucho tiempo que la actividad física ayuda a mantener sano el cerebro. Pero el estudio financiado por el gobierno estadounidense se basa en las pruebas más prolongadas para determinar […]

Leer Más

Un corazón sano puede ser clave para evitar la demencia

FUENTE: fayerwayer.com

Mantener el corazón sano y reducir la rigidez arterial son determinantes para prevenir condiciones como la demencia. Los estudios que llevan a esta conclusión fueron realizados por la Universidad de Oxford y el University College de Londres. La investigación se realizó en 542 adultos mayores y fue publicada en PLOS Medicine. El objetivo del estudio es tanto […]

Leer Más