Sistema inmunitario

Recomendaciones para proteger del sistema inmunitario de las personas mayores ante la gripe.

Según datos de la OMS, cada año hasta 650.000 personas mueren por enfermedades respiratorias
relacionadas con la gripe estacional. Por ello, resulta de gran importancia saber cómo proteger la salud de
los colectivo más vulnerables ante los cambios de estación y la llegada del invierno.

 

El sistema inmunitario es la defensa del cuerpo frente a microorganismos patógenos (como bacterias o
virus) y sustancias que considera extrañas o dañinas. Mediante una serie de procesos que conforman la
“respuesta inmune”, el sistema inmunológico reconoce, ataca y se defiende de esos microorganismos y
sustancias causantes de enfermedades.

 

Un cuerpo sano pone en funcionamiento su sistema inmune ante la agresión de patógenos. No obstante,
hay situaciones en las que el sistema inmunitario de las personas sanas se puede ver comprometido
produciéndose una disminución de las defensas.

 

 

Seis recomendaciones para cuidar para cuidar del sistema inmunitario de las personas mayores ante la
inminente llegada de la época invernal y la epidemia de gripe:

  • Llevar una dieta saludable, variada y equilibrada: rica sobre todo en frutas y verduras.
  • Hidratarse adecuadamente: aunque en invierno se puede no tener la misma sensación de sed
    debido al frío, es necesario que se siga bebiendo suficiente agua.
  • Hacer ejercicio moderado de manera regular: mantenerse en forma ayuda a prevenir
    enfermedades. También es importante elegir ropa más abrigada si se hace ejercicio en el exterior y
    evitar que el cuerpo se enfríe por el sudor generado.
  • Evitar el estrés y cuidar el descanso: tener unos hábitos del sueño saludables es imprescindible para
    el buen desarrollo del sistema inmunológico. Está demostrado que el estrés durante períodos
    largos de tiempo incide directamente en la habilidad del sistema inmunitario para mantener en las
    defensas.
  • Evitar los contrastes fuertes de frio y calor y llevar ropa adecuada: prendas de abrigo resistentes al
    viento y a la humedad y utilizar varias capas de ropa ligeras y cálidas. Generalmente se aconseja llevar tres capas:

      • La primera, en contacto con la piel, de tejido transpirable que evacúe la humedad y mantenga la temperatura corporal.
      • Una segunda que estabilice la temperatura.
      • Una tercera (chaqueta) que impida que se pierda calor.
  • Proteger la cabeza, las manos y los pies: son las zonas del cuerpo donde se produce mayor pérdida de calor y más susceptibles de congelación, por lo que deben estar protegidos con prendas, recomendablemente, de algodón o lana.
  • Mantener los hogares libres de virus y bacterias, procurando que la casa este siempre limpia, cerrar las ventanas de los dormitorios por la noche y ventilar las habitaciones durante el día.
  • La ingesta de algunos suplementos y probióticos específicos. Hoy en día, existen algunos probióticos (microorganismos vivos, principalmente bacterias) que, tras ser ingeridos en cantidades suficientes, mejoran el equilibrio microbiano intestinal, tienen capacidad de estimular la reacción inmunitaria de nuestro cuerpo y confieren beneficios para la salud del huésped.

FUENTE: geriatricarea.com

OTROS TEMAS

Hogar de ancianos, adultos mayores san damian

Adiós a los prejuicios

FUENTE: El Mercurio Leer Más
https://meet.google.com/xoh-mgre-gak

Decálogo para lograr una adecuada nutrición y un envejecimiento activo

FUENTE: geriatricarea.com/ Estudio FontActiv

La alimentación es uno de los factores clave para lograr un envejecimiento activo. Sin embargo, diversos factores como las limitaciones sensoriales, las dificultades de deglución o la soledad pueden afectar a una adecuada nutrición en las personas mayores, tal y como indica “Estudio FontActiv: El papel de la nutrición en el envejecimiento activo de la […]

Leer Más