Recomendaciones para la tercera edad

Es importante tener en cuenta que si bien las necesidades calóricas disminuyen con la edad avanzada, el requerimiento de nutrientes esenciales son similares a los de un adulto. Más aún en aquellas personas que presentan enfermedades propias de la edad, infecciones, trastornos digestivos o realizan tratamientos con determinados medicamentos.

Los siguientes son algunos de los factores a considerar en el momento de planificar un programa de alimentación ajustado a las necesidades de la tercera edad:

– Alteraciones digestivas. Producto de una reacción normal de los jugos gástricos. Esto dificulta también en la absorción de nutrientes, en especial de algunas vitaminas y minerales.

– Dentadura inadecuada: una gran proporción de adultos mayores tiene la dentadura incompleta o prótesis que le impiden masticar adecuadamente los alimentos. Esto dificulta la función digestiva.

– Pérdida de apetito: como consecuencia de la disminución de los sentidos del gusto y el olfato. Disminuye también la saliva, lo cual produce cierta sequedad en la boca.

– Hábitos alimentarios: en general los adultos mayores mantienen costumbres muy establecidas. En este sentido será necesario modificar de a poco aquellos hábitos que haya que cambiar para lograr una buena alimentación.

– Situación social y económica: los adultos mayores que viven solos y no cuentan con la atención de su familia pueden sentirse desmotivados y carecer de medios para realizar una alimentación saludable. Se ha comprobado que las personas mayores tienen más apetito cuando se sienten acompañados.

Así, durante la vejez conviene: comer  varias veces por día pequeñas raciones. Aumentar el  consumo de fibras: cereales integrales (pan, arroz y galletitas integrales), legumbres, frutas y hortalizas. Incrementar el consumo de alimentos ricos en calcio (leche, yogurt, leche cultivada, descremadas); beber por lo menos dos litros de líquidos (agua, soda, jugos, caldos, infusiones, gelatinas) y disminuir el consumo de grasas y colesterol (evitar el exceso de quesos duros, carnes grasas, fiambres, embutidos, yemas de huevo, frituras, manteca, crema, productos de confitería).

OTROS TEMAS

Un corazón sano puede ser clave para evitar la demencia

FUENTE: fayerwayer.com

Mantener el corazón sano y reducir la rigidez arterial son determinantes para prevenir condiciones como la demencia. Los estudios que llevan a esta conclusión fueron realizados por la Universidad de Oxford y el University College de Londres. La investigación se realizó en 542 adultos mayores y fue publicada en PLOS Medicine. El objetivo del estudio es tanto […]

Leer Más

Diez consejos para envejecer con un sistema inmune sano y fuerte

FUENTE: geriatricarea.com

Se trata de una serie de consejos prácticos enmarcados dentro de la campaña “Inmunofitness” y dirigidos a lograr que, a pesar del paso de los años, el sistema inmune sigan gozando de una buena salud y poder tener la mejor calidad de vida posible. Los 10 consejos son estos: Cuidar la alimentación es fundamental para […]

Leer Más