Las vitaminas que las mujeres deben consumir después de los 40 años

Cuando se llegan a los 40 años de edad, se debe reforzar mucho más el consumo de suplementos y vitaminas en nuestro cuerpo que nos garanticen de la mano con nuestra alimentación una buena salud.

 

A continuación te compartimos una lista de algunas vitaminas recomendadas: 
 

Probióticos
Esto no es solo cuando llegas a los 40 sino lo puedes hacer desde mucho antes. Te ayuda a mantener los intestinos en buen estado además de combatir el cáncer de colon. Asimismo, te permite reducir los niveles de estrés. 

Omega 3
Mantiene tu piel hidratada y luminosa. El corazón es el más beneficiado de un aporte de omega 3.

Magnesio
Es indispensable porque regula la presión arterial y mejora la salud del corazón. Te permite absorber mejor los nutrientes. 

Vitamina D
Se encarga de regular los niveles de azúcar en la sangre y previene el cáncer de mama. Funciones antienvejecimiento.

Vitamina B12
Ayuda a la circulación en la sangre, mejora la salud de músculos y articulaciones. 

Calcio
Con el paso del tiempo la absorción de este mineral se vuelve complicado, por eso es importante tomar suplementos. De acuerdo a su edad ya cuando entras a la adolescencia hasta la tercera edad su consumo puede variar. 

OTROS TEMAS

Así afecta el consumo de lácteos en caídas y fracturas

FUENTE: mundodeportivo.com

El aumento de la ingesta de alimentos ricos en calcio y proteínas, como la leche, el yogur y el queso, reduce un 33% el riesgo de sufrir caídas y las fracturas en personas mayores, según ha descubierto un ensayo controlado aleatorio que ha sido publicado en la revista The BMJ. Según explican los investigadores, este estudio es uno de los primeros que ha […]

Leer Más

Cinco consejos para mantenerse sano a medida que envejeces

FUENTE: mundodeportivo.com

Cada vez vivimos más. Una investigación publicada en Nature Communications en mayo de 2021 encontró que de 120 a 150 años es el “límite absoluto de la esperanza de vida humana”. En este caso, los investigadores querían conocer la rapidez con la que se deteriora el cuerpo, que puede coincidir o no con la edad cronológica de la persona. […]

Leer Más