Deshidratación, uno de los mayores riesgos para la tercera edad

La deshidratación es uno de los problemas que más preocupa, pero no solamente en el verano, y es que, el 60 por ciento del cuerpo es agua, aunque depende de la edad. En las personas mayores el agua suele ser el 50%, y son los que más riesgo sufren de tener deshidratación ya que con la edad disminuye la sensación de sed.

Según expertos, ocho de cada diez mayores de 60 años no beben lo suficiente, como media ingieren un litro diario de agua, cuando lo recomendado es tomar entre dos y tres. El líquido que el cuerpo necesita no proviene solamente del agua, por lo que se puede complementar con otros líquidos que son más apetecibles para las personas mayores, o con una alimentación rica en agua como las frutas o verduras.

El agua permite realizar la gran mayoría de las funciones vitales, es la responsable de regular la temperatura corporal, transporta los nutrientes, elimina las toxinas, por lo que la falta de ella es peligrosa para el organismo. Es importante saber cuáles son los síntomas de deshidratación. Los principales signos que hay observar son:

1. Más sed de lo normal
Cuando uno está deshidratado tiene más sed de lo normal, no se produce saliva suficiente por lo que cuesta hablar e incluso tragar.
2. Piel seca
El primer síntoma de deshidratación es la piel seca y falta de elasticidad, que se llega incluso a agrietar.
3. Orina escasa
No estar suficientemente hidratados hace que orinemos menos ya que los riñones filtran menos sangre y produce menos orina. Ésta será más oscura y más concentrada.
4. Estreñimiento
La falta de líquido produce estreñimiento y a su vez provoca hinchazón de abdomen y falta de apetito.
5. Fatiga
La falta de agua en la sangre provoca una bajada de tensión y hace que se tenga cansancio, desgana y fatiga.
6. Dolor de cabeza
Otro síntoma de la deshidratación es el dolor de cabeza. La falta de líquido reduce el flujo de oxígeno y sangre al cerebro y esto provoca dolor de cabeza.
7. Calambres musculares
Al haber menos líquido los electrolitos de la sangre disminuyen y provocan calambres musculares.
8. Aumento del ritmo cardiaco
La falta de líquido produce alteraciones en el ritmo cardiaco.
Las personas mayores no tienen que beber más que los demás, realmente tienen que beber lo mismo que cualquier otra persona, lo que pasa es que son más vulnerables ya que las consecuencias de la deshidratación son peores que a otra edad, y además tienen más problemas con la alimentación. Lo más importante para comer es la boca y con la edad cada vez hay más problemas; la falta de dientes provoca una mala masticación y al tener menos saliva la garganta se reseca y hace que el momento de la comida sea un mal rato para algunas personas mayores, por lo que es importante seguir ciertos consejos para que el momento de la comida aporte una hidratación extra para los más mayores.

Se pueden preparar zumos variados para tomar entre horas, hacer un batido para merendar, tomar gelatinas, helados o papillas de frutas en el postre e intentar hacer caldos o purés que son más fáciles de digerir. Algunos de los alimentos que más agua tienen y por lo tanto más hidratan son los siguientes:
Lechuga
La lechuga también posee el 97% de agua y es uno de los alimentos más consumido por nuestros mayores. Se puede tomar como plato principal en una ensalada variada o como guarnición de cualquier plato.
Tomate
El tomate también tiene mucha agua y aporta multitud de propiedades: vitamina C, A, K, hierro, potasio. En el mundo entero hay más de 20.000 variedades y se pueden elaborar multitud de platos, desde una ensalada, salsa, guarnición hasta un gazpacho que es uno de los alimentos más consumidos con el calor.
Recomendaciones para que los mayores no se deshidraten:
1. Que tengan una botella de agua siempre cerca para que vayan bebiendo cada poco tiempo, y además irles ofreciendo frecuentemente, aunque no les apetezca.
2. Que beban un vaso de leche, ya que diferentes estudios han demostrado que la leche nos mantiene más hidratados que el agua debido a que contiene lactosa, proteínas de alta calidad, electrolitos y calcio, además reemplaza el sodio perdido cuando sudamos y ayuda a nuestro cuerpo a retener mejor los líquidos.
3. No salir a la calle en las horas que hace más calor y siempre hacerlo con una botella de agua.
4. Tomar gelatinas, batidos y zumos entre horas.
5. Beber infusiones, ya que además de contener agua aportan otros beneficios, como la manzanilla, tila, hierbabuena, menta…
5. No abusar de bebidas azucaradas ya que agudizan el cuadro de deshidratación por el alto contenido en glucosa.
6. Evitar el café, té y alcohol ya que producen mayor deshidratación.
7. No esperar a tener sed para beber.
8. Intentar mantenerse en un ambiente fresco y ventilado.

OTROS TEMAS

Así afecta el consumo de lácteos en caídas y fracturas

FUENTE: mundodeportivo.com

El aumento de la ingesta de alimentos ricos en calcio y proteínas, como la leche, el yogur y el queso, reduce un 33% el riesgo de sufrir caídas y las fracturas en personas mayores, según ha descubierto un ensayo controlado aleatorio que ha sido publicado en la revista The BMJ. Según explican los investigadores, este estudio es uno de los primeros que ha […]

Leer Más

Cinco consejos para mantenerse sano a medida que envejeces

FUENTE: mundodeportivo.com

Cada vez vivimos más. Una investigación publicada en Nature Communications en mayo de 2021 encontró que de 120 a 150 años es el “límite absoluto de la esperanza de vida humana”. En este caso, los investigadores querían conocer la rapidez con la que se deteriora el cuerpo, que puede coincidir o no con la edad cronológica de la persona. […]

Leer Más