Temas de Interés

Una tercera edad llena de vitalidad
Senior Suites

Una tercera edad llena de vitalidad

Al hablar de tercera edad es probable que visualicemos abuelitos cansados, con la memoria floja y un bastón indispensable para moverse. Pero no tenemos por qué pensar en un escenario tan deprimente; lo cierto es que podemos vivir esa edad de “adulto mayor”, llenos de vida y disfrutarla.

 

Por supuesto el desgaste y los achaques son inevitables; sin embargo, hay cosas que podemos hacer desde ahora para asegurarnos que la tercera edad no sea sinónimo de decadencia; sin importar qué tan lejos o cerca estemos de ese momento (claro que entre más pronto lo hagamos, mejor), podemos tomar acciones para que cuando llegue, podamos disfrutar plenamente la tercera edad.

 

Hacer ejercicio.

El ejercicio es una de las mejores cosas que podemos hacer y no sólo sirve para bajar de peso. Fortalece nuestro sistema inmunológico, mejora nuestra oxigenación y nos hace sentir felices gracias a la liberación de endorfinas, entre muchos otros beneficios.

Adquirir un estilo de vida activo será clave para que incluso en la tercera edad, podamos movernos con mucha mayor libertad y flexibilidad.

 

También ejercicio mental.

El desgaste neuronal es parte natural del proceso de envejecimiento; sin embargo, hay diferencia entre lo que ocurre naturalmente y las enfermedades o demencias que surgen cuando no hemos ejercitado nuestra mente. Mantener una mente activa es clave para poder disfrutar mejor la tercera edad; crucigramas, aprender otro idioma, cursos o talleres, juegos de memoria y una búsqueda constante de la novedad, son cosas que pueden ayudarnos.

 

Tener buena actitud.

La mente es poderosa y la forma en que nos preparemos mentalmente para la tercera edad, influirá mucho en la forma de vivirla. El cansancio no es sólo físico, gran parte tiene un peso mental; es por eso que tener una actitud más positiva, reír mucho, convivir con otras personas y no dejar de tener esperanzas en el futuro es importante para tener vitalidad en esta etapa.

 

Visitar al doctor con frecuencia.

Cualquier enfermedad, entre más pronto se detecte, más fácil será combatirla. No tenemos una cultura de la prevención y solemos acudir al médico sólo hasta que nos sentimos mal, pero si hacemos el hábito de acudir una vez al año para asegurarnos de que todo esté en orden, seguro tendremos una mejor calidad de vida.

 

Dejar de fumar.

No existe ningún beneficio en el cigarro, incluso aquel argumento de “me ayuda a desestresar”, es más una cuestión de ideas que una realidad; la nicotina y otras toxinas que contiene el cigarro, de hecho producen mayores alteraciones en nuestro estado de ánimo. El cigarro no ayuda, al contrario, el tabaquismo es factor de riesgo para cáncer, diabetes, problemas cardiacos y respiratorios, osteoporosis, entre otras enfermedades que minan nuestro bienestar. Dejar de fumar no sólo favorece el que vivamos más, sino mejor.

 

Ver las oportunidades.

Tenemos muy aprendida la idea de que el envejecimiento es sinónimo de acercarse al fin. Sin embargo, debemos ver la tercera edad como una oportunidad; con la jubilación y con los hijos ya crecidos, existe la libertad de hacer lo que deseemos: viajar, conocer, aprender, emprender un negocio. No es el fin, es un nuevo inicio para disfrutar otra parte de la vida.

Otros Temas

¿Ya en la tercera edad? Aquí 5 razones por las que debes tener un estilo de vida más activo
Senior Suites

¿Ya en la tercera edad? Aquí 5 razones por las que debes tener un estilo de vida más activo

La mayoría de las personas saben que el ejercicio regular y la alimentación saludable pueden ayudarte a envejecer mejor. Pero es posible que te sorprendas al saber que participar en las actividades que disfrutas también puede ayudarte a tener un envejecimiento saludable. Ya sea para viajar, ver una película semanal o unirte a un grupo de […]

Leer más
Las enfermedades visuales más recurrentes en los adultos mayores
Senior Suites

Las enfermedades visuales más recurrentes en los adultos mayores

Cuando una persona llega a la tercera edad, el cuerpo afronta una serie de cambios, aparecen problemas en articulaciones, en los procesos digestivos, en la memoria, entre otros. Además, el envejecimiento puede provocar alteraciones visuales, por lo que es muy importante que el adulto mayor se haga una revisión ocular anual para detectar si existe […]

Leer más