Temas de Interés

Trabajar en la vejez es vida
Senior Suites

Trabajar en la vejez es vida

La mayoría de las personas aspira a jubilarse porque considera que no hacer nada relacionado con el trabajo es el justo premio a tantos años de esfuerzo y dedicación. Pero se ha observado que hay “una disminución impresionante en el rendimiento cognitivo que va de la mano con la jubilación porque cuando dejamos de participar en tareas complejas, el cerebro se empieza a dañar”, señala Dawn C. Carr, investigadora de ciencias sociales asociada con el Centro de la Longevidad de Stanford, Estados Unidos. Según la más reciente Encuesta de Salud, Vejez y Jubilación hecha en Europa, este deterioro se presenta en el largo plazo y el impacto real en la salud mental de los jubilados se evidencia en síntomas como pérdida de apetito, disminución del nivel de concentración, fatiga y depresión crónica.

 

En un foro sobre alzhéimer realizado en la Clínica Mayo en Miami, los especialistas invitados señalaron que para evitar el deterioro cognoscitivo lo principal es seguir usando el cerebro en labores que exijan pensamiento complejo. La evidencia científica muestra que seguir trabajando genera un beneficio emocional debido a las relaciones sociales. En un estudio, Eleonora Patacchini, de la Universidad de Cornell, y Gary Engelhardt, de la Universidad de Siracusa, en Estados Unidos, observaron que quienes siguen ocupados después de pensionarse aumentan el número de vínculos familiares y de amigos hasta 25 por ciento en comparación con los que se jubilan y se aíslan. Así lo comprobaron tras analizar una base de datos de 1.300 personas de entre 57 y 85 años y evaluar factores como el estado civil, la edad, el estado de salud y el nivel de ingresos.

Además, los científicos han observado que trabajar en esta etapa de la vida ofrece una rutina y un estímulo para levantarse todos los días porque sentirse útil y productivo genera bienestar físico, mental y emocional a cualquier edad y grandes beneficios en salud.

 

Es posible lograr esos beneficios por medio de muchas actividades que pueden o no ser consideradas trabajo. Llamamos trabajo a actividades remuneradas y no agradables, pero hay labores amables no remuneradas que pueden lograr ese mismo objetivo. En esta etapa vale más la remuneración emocional, que va de la mano con actividades físicas y mentales que sean practicadas de forma constante. Algunos estudios sugieren unirse a voluntariados para mantener un rendimiento cognitivo. Otra opción es involucrarse en actividades grupales como cursos de lenguas extranjeras, fotografía, pintura o darles rienda suelta a los sueños postergados. “Lo más importante es que el trabajo no plantee demasiadas exigencias físicas y haya una reducción en la intensidad horaria”, señala el Informe Mundial sobre el Envejecimiento y la Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicado en 2015.

 

Según expertos, en lugar de llamarla jubilación, esta etapa debería ser un cambio, como el que sucede al pasar de la universidad al campo laboral. Y para lograr que esa transición sea productiva y saludable lo mejor es prepararse por lo menos diez años antes, y despojarse de ideas caducas como que el trabajo es un karma.

Otros Temas

El insomnio deteriora la salud en general
Senior Suites

El insomnio deteriora la salud en general

Para poder realizar una actividad plena durante el día es necesario un ciclo de sueño adecuado y regular. El insomnio es un problema que pueden ir lastrando las personas a lo largo de su vida. Una persona está básicamente dormida más del 20% o 30% de su día. El sueño es una función que nos permite […]

Leer más
Depresión, también en la tercera edad
Senior Suites

Depresión, también en la tercera edad

Que la sociedad occidental está en constante desarrollo es innegable. El avance de las nuevas tecnologías y de las ciencias de la salud ha hecho posible que hoy en día exista un incremento en nuestra esperanza de vida: vivimos más, pero con el paso del de los años puede aumentar la posibilidad de convivir con […]

Leer más