Temas de Interés

Senior Suites

Síndrome de la Puesta de Sol

Referencia: http://alzheimers.aplaceformom.com/articles/sundowners-syndrome/

Para la mayoría de nosotros, el atardecer es una ocasión en que celebramos: es la transición entre el frenesí del día y el relajo de la noche. Pero para muchas personas mayores que padecen la enfermedad de Alzheimer o algún otro tipo de demencia, puede ser un momento estresante: aumenta la pérdida de memoria, la confusión, agitación, e incluso detona su ira. Para los familiares que cuidan a adultos mayores con Alzheimer puede ser no sólo preocupante, si no también doloroso, perturbador, y difícil.

El fenómeno, que afecta hasta el 20% de los más de 5 millones de estadounidenses con la enfermedad de Alzheimer, se llama, apropiadamente, “Síndrome de la Puesta de Sol”, aunque en ocasiones, se manifiesta también durante las primeras horas de la mañana.

Patrón de comportamiento

El “Síndrome de la Puesta de Sol” es una condición más frecuentemente asociada a la fase inicial de la enfermedad de Alzheimer, pero se sabe que también afecta a las personas de edad que se recuperan de una cirugía en hospitales o entornos desconocidos. Si bien los síntomas y las causas varían entre cada persona, los investigadores coinciden en que se produce durante las transiciones entre la luz del día y la oscuridad, ya sea temprano en la mañana o la tarde. Sin embargo, su causa exacta sigue en estudio.

Si bien algunos adultos mayores pueden expresar su trastorno a lo largo del día, las conductas del “Síndrome de la Puesta de Sol” suelen ser más graves, pronunciadas y casi siempre empeoran a medida que el sol cae y se desvanece la luz natural. Los síntomas incluyen cambios rápidos de ánimo, ira, llanto, agitación, miedo, depresión, obstinación, agitación y balanceo.

Los síntomas más severos de este síndrome son también los más difíciles de manejar: alucinaciones, ocultación de cosas, paranoia, violencia y la deambulación. Esta última sobretodo, es muy peligrosa y causa gran turbación al adulto mayor: a menudo no sabe que está vagando ni cómo regresar a su hogar. Si bien puede sonar fuerte, a menudo es una buena idea colocarle una pulsera de identificación e incluso bloquear las puertas y patios con rejas para mantenerlo seguro durante las horas de sueño.

Nunca deje al adulto mayor solo en un auto o en un lugar público mientras está de compras o realiza diligencias.

Encontrar el detonante

Según expertos, no es inevitable que una persona con la enfermedad de Alzheimer desarrolle este síndrome. También es importante señalar que esta enfermedad y la demencia en general no son los únicos detonadores de esta condición.
En efecto, personas de edad perfectamente sanas pueden comportarse temporalmente de forma extraña cuando se están recuperando de cirugías.

Cuando se encuentra un patrón de cambios en el comportamiento del adulto mayor al atardecer es importante buscar factores desencadenantes en él o el medio ambiente. Por ejemplo, en su medicación, en sus actividades, en el personal que lo atiende. También pueden deberse a cambios biológicos, en ciclo sueño-vigilia, o problemas de secreción hormonal. Hay que observar también si esto ocurre todos los días, cuánto tiempo dura y qué tan grave se presenta.

Existen algunas situaciones o influencias que se han visto como posibles causas del síndrome, aunque no son necesariamente unas más importantes que las otras:

  • Actividades al final del día (en un centro de atención). Algunos investigadores creen que el incremento de actividad hacia el final del día, como el cambio de turnos del personal puede provocar ansiedad y confusión en estos enfermos.
  • Fatiga. El agotamiento del final del día o la súbita falta de actividad durante las horas después de la cena también puede ser un factor detonante.
  • Poca luz. Cuando el sol baja, la calidad de la luz disponible puede disminuir y las sombras aumentar, lo que dificulta la visión.
  • Los desequilibrios internos. Algunos investigadores piensan que incluso desequilibrios hormonales o posibles interrupciones en el reloj biológico interno que regula la cognición entre las horas de sueño y vigilia puede ser también una de las causas.
  • El invierno. En algunos casos, los días más cortos agravan la condición del síndrome, lo que indica que éste puede tener algo que ver con el trastorno afectivo estacional, una depresión causada por la menor exposición a la luz solar.

Manejando los comportamientos

El tratamiento del “Síndrome de la Puesta de Sol”, al igual que su causa, no está bien establecido, pero la experiencia ha revelado una serie de factores que ayudan a calmar a estos adultos mayores.
Algunos de los más exitosos son:

Establecer una rutina. Ellas ayudan a estos adultos mayores a sentirse seguros, minimizan las sorpresas y crear ritmos diarios en los que él/ella puede confiar. Así cubre su necesidad de regular sus actividades y comidas, evitando la ansiedad y confusión. Concentre las actividades más enérgicas en horas de la mañana. No programe más de dos actividades principales al día.

En la medida de lo posible, no fomente la siesta, especialmente si su ser querido tiene problemas para dormir.

Vigilancia de la dieta. Observe los patrones de comportamiento ligados a ciertos alimentos. Evite darle alimentos o bebidas que contengan cafeína o grandes cantidades de azúcar, especialmente al final del día.

Control del ruido. Puede ser útil reducir el ruido de los televisores, radios y otros aparatos del hogar a partir de la tarde y primeras horas de la noche. Evitar visitas a estas horas. Realizar actividades ruidosas tan lejos de la habitación del adulto mayor como sea posible.

Dejar la luz encendida Se ha descubierto que las Cajas de luz de gran espectro (usadas para terapia) reducen al mínimo los efectos del síndrome y la depresión. Al caer la tarde, mantener las habitaciones bien iluminadas, para que el adulto mayor pueda ver su entorno mientras se desplaza y para que éste no parezca moverse a causa de las sombras y la disminución de los colores. Tener encendidas luces en la noche a menudo ayuda a reducir el estrés si el adulto mayor debe levantarse por cualquier motivo.

Medicar. En algunos casos del “Síndrome de la Puesta de Sol”, especialmente cuando se asocia con la depresión o los trastornos del sueño, los medicamentos pueden ser útiles. Consúltelo con un médico, puesto que algunos de ellos pueden alterar los patrones de sueño y los niveles de energía, empeorando la condición del enfermo.

Tomar suplementos. Administrar suplementos aparte de de los habituales puede traer ciertos beneficios. (Recuerde que debe consultar con el médico antes de suministrarle cualquier suplemento dietético.) Se sabe que las hierbas ginkgo biloba y de San Juan han ayudado a las personas con enfermedad de Alzheimer y la demencia. En algunos casos, la vitamina E también ha reducido al mínimo el síndrome, mientras que la melatonina ayuda a regular el sueño.

Es importante recordar que los adultos mayores con “Síndrome de la Puesta de Sol” no se comportan inquietos, enojados o con miedo a propósito. Mantener la calma le ayudará a usted y a su ser querido a sobrellevar estos momentos que a veces pueden ser muy estresantes para ambos.

Otros Temas

Qué es la arterioesclerosis y cuáles las razones para contraerla.
Senior Suites

Qué es la arterioesclerosis y cuáles las razones para contraerla.

Es una enfermedad inflamatoria multifactorial que consiste en la acumulación de placas de grasa y colesterol dentro de las arterias produciendo obstrucción parcial o total de las mismas. Es lenta y compleja y puede comenzar en la infancia. ¿Cuáles son los factores de riesgo que tiene esta enfermedad? La hipertensión arterial sistémica, problemas relacionados con […]

Leer más
La alopecia no distingue sexo.
Senior Suites

La alopecia no distingue sexo.

Un cabello sedoso y fuerte es uno de los símbolos de belleza y salud tanto en mujeres como en hombres. Del cuero cabelludo caen a diario hasta un centenar de pelos, pero cuando una persona nota que disminuye su cabellera o que zonas de su cuerpo con vello empiezan a quedar sin él, debe acudir […]

Leer más