Temas de Interés

Senior Suites

Pintar, bailar, crear para envejecer mejor

Quienes favorecen el arte han argumentado por mucho tiempo que la creatividad puede ayudar a las personas de la tercera edad.

 

Y un grupo de científicos comenzó a investigar ahora cuán cierto es esto.

Shula Strassfeld contiene la emoción mientras recuerda haber bailado con su padre de 92 años, que está en silla de ruedas y sufre de demencia.

“Fui a visitarlo para su cumpleaños y bailamos. Puse música y comencé a rotar su silla de ruedas. ¡Que mirada tenía! Eso no tiene precio”.

“Aunque al día siguiente no recordaba lo que había pasado, su alma sí; su cuerpo sí. Algo en él cambió con esa experiencia. Estaba más alerta, más activo. Cuánto me gustaría poder hacer eso todos los días”, dice.

Strassfeld, de 66 años, es bailarina profesional, profesora de danza y miembro de Dance Exchange, una compañía basada en Washington, que ha colaborado con neurocientíficos y organizaciones independientes del área de la salud para explorar los beneficios de la música y el movimiento en personas de la tercera edad.

Dice que hay una gran evidencia anecdótica de estos beneficios.

Ahora, científicos señalan que el intento de Strassfeld de conectar con su padre a través del baile, puede tener méritos.

 

El baile estimula el cerebro

Los investigadores señalan que la danza puede beneficiar a las personas con demencia, por su capacidad de estimular muchas funciones del cerebro.

“Con la danza coreográfica, uno no sólo ejercita el cuerpo, sino que también escucha música y se mueve al unísono”, dice Thomas Prohaska, decano del College of Health and Human Services de la Universidad George Mason, en Fairfax, Virginia.

Un nuevo informe sobre las artes y el envejecimiento de la National Academies de Estados Unidos advierte que el número de estadounidenses afectados de Alzheimer más que se duplicará para el año 2050, pasando de 5,1 millones a 13,2 millones.

El costo directo del cuidado de éstos pasará de US$ 729 mil millones a US$1,1 billones en el mismo periodo.

El informe explora de qué manera las artes pueden contribuir a combatir los síntomas de enfermedades crónicas como éstas, y recomienda que se realicen más investigaciones al respecto.

“La mayoría de los estudios que han tratado de demostrar este impacto, no han llenado los estándares de la investigación científica”, señala Lis Nielsen, directora de la división de Conducta e Investigación Social del Instituto Nacional sobre Envejecimiento (National Institute on Aging ANI), de EE.UU.

“Además de eso, hay muy pocos estudios basados en un análisis costo-beneficio. Para dirigir fondos a programas de artes de este tipo y promover su adopción en la sociedad en general, tenemos que demostrar que hay beneficios probados para la salud”, dice.

Es por eso que Instituto Nacional sobre el Envejecimiento está financiando investigaciones sobre cómo el arte puede ayudar a la gente a envejecer de forma más saludable.

“Por un lado, queremos saber algunas cosas básicas, como por ejemplo de qué manera el arte ayuda a mejorar la función cognitiva, la percepción y otras capacidades organismo”, destacó.

“Por el otro, estamos interesados en cómo desarrollar programas que tengan un impacto en la salud de la gente. Si identificamos que un programa específico tiene beneficios, la prioridad es cómo hacerlo accesible a mucha gente”.

 

Papel importante

Investigaciones sobre el tema son ahora una prioridad para el gobierno de EE.UU.

Cerca de 40 millones de estadounidenses, el 13% de la población, tiene más de 65 años y 5,5 millones han sobrepasado los 85 años. Y muchos de ellos sufren de enfermedades crónicas.

“El sistema de salud realmente tiene que focalizarse más en la prevención entre adultos mayores, para mejorar su salud y ayudarlos a mantenerla”, señala Prohaska.

“Yo creo que el arte tiene un papel importante. Cuán determinante, aún no sabemos”.

Aunque no hay evidencia definitiva de sus beneficios, ya muchos programas de salud incluyen terapias basadas en el arte y la música.

 

El Centro de Artes y Bienestar (Iona’s Wellness and Arts Center), en Washington, incorpora el arte en todas las áreas de servicios para personas de tercera edad.

El centro tiene un residente de 93 años que es artista, cura exhibiciones en las instalaciones y colabora con uno de los más viejos museos de arte del país, la Collection Phillips (Phillips Collection).

Según Gay Hanna, directora ejecutiva del Centro Nacional para la Vejez Creativa, estas actividades son parte de un enfoque holístico del envejecimiento.

“El arte es intrínsecamente parte de nosotros”, dice. “Somos seres estéticos y es cómo procesamos el mundo”.

Y en la medida en que hay más necesidad de soluciones efectivas desde el punto de vista del costo, Hanna sostiene que el arte comenzará a tener un papel más importante.

“La evidencia anecdótica y las pruebas limitadas que se han hecho, muestran claramente que el arte es un recurso muy importante al que no le hemos dado la atención debida”, sostiene Prohaska.

“Veinte años atrás, el área de actividad física y envejecimiento estaba en pañales y ahora todo el mundo reconoce el impacto potencial que tiene en las enfermedades crónicas. Resulta que el arte tiene un impacto beneficioso también”.

“Esperemos que no tome 20 años para llegar a esa conclusión”.

Otros Temas

Senior Suites

Lo que debes saber sobre la artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad crónica y autoinmune que afecta las articulaciones, causa inflamación, dolor y rigidez. Su causa se desconoce, sin embargo, es el sistema inmunológico del cuerpo el que desempeña un papel importante en la inflamación y el daño que ocasiona. Lo grave de este mal es que es potencialmente incapacitante y reduce la esperanza […]

Leer más
Senior Suites

La persistencia y el optimismo serían claves para disfrutar de la tercera edad.

Un estudio que se realizó en la University College de Londres (UCL), que fue publicado en la revista especializada PNAS, demuestra la enorme incidencia de las actitudes y pensamientos cotidianos en la calidad de vida de las personas. De acuerdo a la investigación, la clave para poder disfrutar de la tercera edad no estaría en […]

Leer más