Temas de Interés

Senior Suites

Los Riesgos Ocultos de Comer Solo

Referencia: http://assisted-living.aplaceformom.com/articles/eating-alone/

En un mundo en que todo se mueve cada vez más rápido, pocas familias se hacen el tiempo para comer juntas. Y porque comer solo –y a la carrera- es cada vez más común, la nutrición se resiente.

Esto es especialmente riesgoso para los adultos mayores, quienes son más propensos a sufrir de la soledad, ya sea por la pérdida reciente de un cónyuge o porque familiares y amigos no tienen tiempo de acompañarlos en cada comida. Si a esto sumamos el sedentarismo y la poca actividad de algunos, los adultos mayores se convierten en un grupo de riesgo para sufrir trastornos alimenticios.

Ellos pueden bajar varios kilos en tan solo una semana porque simplemente se les va el apetito y a esta edad, con un cuerpo debilitado no es un lujo que puedan darse. Por eso es muy importante controlar la correcta alimentación de nuestros padres y abuelos. No desespere si se rehúsan a comer. A veces la solución puede ser tan simple como acompañarlos en las comidas o tener una rutina que les sea fácil de seguir. A continuación, algunos consejos para lograrlo.

Una nutrición inadecuada puede llevar a debilitar el sistema inmunológico, incrementando el riesgo de enfermedades y depresión. En la tercera edad, esto puede verse potenciado por problemas tan simples como la falta de dinero para comprar alimentos o el transporte al supermercado. Por esto, no sólo preocúpese de que su ser querido tenga los recursos suficientes para la comida, pregúntele también si prefiere que se la compre usted y/o que le cocine. Asegúrese que sean adecuados para su mandíbula (sobre todo si tienen problemas para masticar) y verifique que su refrigerador funcione, eliminando las cosas que tenga vencidas.

Muchos supermercados ofrecen una amplia variedad de comidas precocidas. Puede ser buena idea recurrir a ellas si su abuelo no quiere o no puede cocinar. Pero cuidado, ponga atención a las fechas de vencimiento. Muchas de ellas duran entre 3 a 4 días refrigeradas.

Juntarse con otras personas a cocinar y comer hará que sea una actividad mucho más entretenida y les ayudará a alimentarse mejor. Buscar comunidades cerca (como cafés o restoranes) que sean frecuentados por personas similares, o residencias para el adulto mayor, puede facilitar la tarea de conseguir compañeros de comidas. Esto ayudará especialmente a las personas con Alzheimer u otras demencias, al recordarles reuniones familiares y veladas de antaño.

Algunos detalles que ayudarán ha hacer las comidas más agradables:

  • Asegúrese de tener un lugar cómodo para comer, esmerándose en la decoración de la mesa.
  • Haga picnics al aire libre.
  • Túrnese con familiares o vecinos para cocinar y acompañarlo a comer.
  • Organice comidas compartidas (malones) con otros adultos mayores.
  • Si el dinero lo permite, contrate a un chef privado o un servicio de restorán a la casa.
  • Cuando cocine, haga de más y congele en porciones individuales, de modo que sea fácil recalentarlas posteriormente.
  • Tenga una lista en la puerta del refrigerador de las cosas que hay dentro, para que el planear las comidas sea más fácil.
  • Entusiásmelo a comer en centros para adultos mayores.
  • Si tiene problemas para mascar, prepárele papillas con suplementos alimenticios.

Otros Temas

Cinco consejos para sobrellevar los cambios de la tercera edad
Senior Suites

Cinco consejos para sobrellevar los cambios de la tercera edad

Luego de una larga vida llena de felicidad y constante trabajo, las personas se convierten en adultos mayores, una etapa donde presentan cambios emocionales, físicos y psicológicos. Esta transformación los obliga a modificar su ritmo de vida y a abandonar ciertos hábitos a fin de mantener una salud equilibrada. Aquí compartimos cinco consejos para sobrellevar los cambios […]

Leer más
Obesidad y sobrepeso incrementan riesgos de fracturas en la tercera edad
Senior Suites

Obesidad y sobrepeso incrementan riesgos de fracturas en la tercera edad

La obesidad y el sobrepeso aumentan el riesgo de sufrir lesiones musculares, trastornos en la columna, en piernas caderas, rodillas y tobillos en las personas de la tercera edad. Especialistas en traumatología dicen que los desgastes surgen por la disminución de la calidad ósea y por lo regular se presentan después de los 60 años. […]

Leer más