Temas de Interés

Senior Suites

Los beneficios de contar con buenas amistades en la tercera edad al enviudar

Es bien conocido que cuando un matrimonio de la tercera edad, que vive solo, se rompe por el fallecimiento de uno de los cónyuges, el otro se enfrenta a un cambio de estilo de vida que puede acabar perjudicando su salud y adelantando su muerte. Sin embargo, ese riesgo puede reducirse de forma notable si el viudo o viuda cuanta con buenas amistades. Curiosamente, el contar con parientes parece ser indiferente. Es ese amigo o amiga entrañable, y no un primo u otro pariente, quien ejerce un papel decisivo en ayudar al nuevo viudo o viuda a no descuidar su salud.

Así se ha comprobado en un estudio llevado a cabo por Jamila Bookwala y Kirsten Marshall, del Lafayette College en Easton, Pensilvania, así como Suzanne W. Manning, de la Universidad de Fordham en Nueva York, ambas instituciones en Estados Unidos.

Las investigadoras hicieron un seguimiento de 747 personas, la mayoría mujeres de edad avanzada, durante 12 años. Ellas examinaron las diferencias en la salud física entre aquellas personas viudas que tenían un buen amigo o amiga que era su confidente, y quienes carecían de una amistad así.

Los resultados revelan que las personas que enviudaban pero tenían ese amigo o amiga que les servía de confidente, lograban cuidar mucho mejor su salud que quienes carecían de esa amistad. Sin embargo, tener el apoyo de familiares no mostró los mismos beneficios como sucedió con tener buenos amigos.

¿Por qué no funciona con un miembro de la familia? Bookwala cree que ello se debe a que la complejidad emocional asociada a los lazos de parentesco con un familiar puede añadir estrés a la relación en ciertas situaciones, aunque por lo demás dicha relación sea comparable a la que se tendría con un buen amigo o amiga. Por otro lado, hay que tener en cuenta que las relaciones de amistad no son obligatorias, mientras que las familiares sí lo son, e investigaciones anteriores han mostrado que las relaciones obligatorias pueden ser menos beneficiosas que las relaciones discrecionales durante periodos de tensión.

Las relaciones familiares se caracterizan por ser más propensas a las ambivalencias que las amistades. Este sentimiento de ambivalencia, sentir la obligación moral de ayudar a la persona por el parentesco y al mismo tiempo vivir la situación como un tanto engorrosa y fastidiosa, puede hacer mella en la persona que recibe la ayuda, al ser consciente de que ese pariente actúa mayormente por deber moral. Esto a su vez puede reducir las probabilidades de hacer plenamente confidente de uno a ese pariente y de obtener así beneficios de salud derivados de ello.

En comparación, una relación estrecha de amistad probablemente es menos compleja emocionalmente y menos ambivalente. Como resultado, tener un amigo en quien confiar puede conducirnos a proteger mejor nuestra salud en situaciones de estrés y depresión, como la de entrar en la viudez. Esto puede explicar por qué el hecho de tener un miembro de la familia en situación de ejercer de confidente del nuevo viudo o viuda suele ser de escasa utilidad para éste en lo que se refiere a sobreponerse a la tragedia y no descuidar el cuidado de su propia salud.

Otros Temas

El insomnio deteriora la salud en general
Senior Suites

El insomnio deteriora la salud en general

Para poder realizar una actividad plena durante el día es necesario un ciclo de sueño adecuado y regular. El insomnio es un problema que pueden ir lastrando las personas a lo largo de su vida. Una persona está básicamente dormida más del 20% o 30% de su día. El sueño es una función que nos permite […]

Leer más
Depresión, también en la tercera edad
Senior Suites

Depresión, también en la tercera edad

Que la sociedad occidental está en constante desarrollo es innegable. El avance de las nuevas tecnologías y de las ciencias de la salud ha hecho posible que hoy en día exista un incremento en nuestra esperanza de vida: vivimos más, pero con el paso del de los años puede aumentar la posibilidad de convivir con […]

Leer más